No, huye del bicarbonato. Es muy abrasivo y, por tanto, lesiona el esmalte dental. A mis pacientes siempre les digo que el efecto del bicarbonato es el mismo que produciría una bayeta con arena o azúcar si la utilizáramos para limpiar un cristal: posiblemente al principio lo puliésemos pero finalmente lo dañaríamos.

Utilitzem galetes per ajudar a proporcionar la millor experiència possible a la web. En utilitzar aquest lloc, vostè accepta l'ús de galetes. Més informació