Alimentos no clasificados como dulces y con alto nivel de azúcar.
La OMS fija la cantidad diaria máxima recomendada de azúcar en 50 gramos, pero el consumo medio casi dobla esta cifra llegando hasta los 94 gramos y cuadruplica la cantidad considera ideal (25 gramos). Lo que más preocupa a organismos como la OMS y la OCU es que la mayor parte se consume de forma inconsciente debido al azúcar que los fabricantes añaden a los alimentos procesados como yogures, pizzas, salsas o bebidas deportivas.  

Alimentos que contienen azúcar añadido

  • Salsas y aliños. Salsas como la de curry, kétchup, aliños para ensalada como la salsa césar, las salsas y sofritos de tomate se elaboran con azúcar para contrarrestar la acidez y en ocasiones es utilizado como conservante. 
  • Agua con sabor. Un producto que, tras su apariencia ligera, ya que el consumidor la compra como agua y no como refresco, puede esconder cantidades elevadas de azúcar, recomendamos leer la etiqueta nutricional con suma atención.
  • Bebidas deportivas. Son percibidas como saludables, pero su contenido en azúcar suele ser alto, siendo contraproducente para nuestra salud.
  • Pan de molde. Lo damos en muchas ocasiones a los niños pero deberíamos moderar su consumo debido a la elevada presencia de azúcares; es imprescindible sustituirlo por alternativas integrales.
  • Pizzas. Alimento salado que contiene frecuentemente salsas y lógicamente pan, que como comentábamos anteriormente contienen a su vez mucho azúcar.
  • Snacks salados. Snacks como patatas fritas o galletas saladas contienen azúcar para potenciar el sabor.
  • Alimentos aparentemente saludables. La OCU publicó el pasado noviembre una lista de 49 productos dulces y salados de consumo cotidiano que incluyen en sus envases mensajes que hacen que el consumidor los perciba como alimentos saludables -“rico en hierro”, “con 5 vitaminas”, “con fibra”, “te aporta energía”, “con fósforo y minerales”, “0% materia grasa”, “En colaboración con la Fundación Alimentación Saludable”, “Reconocido por la Fundación Española del Corazón”- y que, en cambio, contienen altas dosis de azúcar añadido. Algunos ejemplos son yogures 0%, galletas “diet”, cereales altos en fibra o lácteos para bebés y niños.
 
 No debemos dejarnos llevar por los mensajes que sugieren que un alimento es saludable, sino acudir a la etiqueta y consultar los valores nutricionales y el listado de ingredientes. En los valores nutricionales, se especifica la proporción de azúcar que contiene el alimento. 
                                                                  

El efecto de los azúcares en nuestros dientes 

El consumo habitual de azúcar acompañado de una incorrecta higiene bucodental son dos factores de riesgo de caries dental  ya que las bacterias presentes en la placa convierten los azúcares en ácidos que, si permanecen en la boca por periodos largos y frecuentes, provocan que el esmalte dental vaya perdiendo minerales y se debilite hasta provocar la destrucción de los tejidos de los dientes o (caries dental). 
 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies