La causa principal es el contacto prolongado y frecuente de los dientes del niño con bebidas y/o alimentos azucarados. Acostar al bebé con el biberón o dejar que lo utilice para calmarse como si fuera un chupete, puede facilitar la aparición de caries dental.  
La higiene bucal con productos con flúor adaptado a las necesidades de cada edad favorece un aumento de la resistencia a la caries.

 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies