Siempre informamos al paciente de los preparativos necesarios a tener en cuenta. 
Cuanto más fuerte y sano se encuentre nuestro organismo en general y nuestra salud bucal en particular, más difícil será que se desarrolle una infección, por lo que es recomendable seguir estos consejos:

  • En las semanas previas, extrema el cuidado de tu higiene bucodental, pues, cuanto más sana esté tu boca, mucho menor serán las posibilidades de que se produzca una infección.
  • Después de cada comida, cepíllate los dientes durante al menos 2 minutos y completa tu rutina con la limpieza de los espacios entre dientes usando sedas y cintas dentales.
  • Por la noche, con un enjuague antiséptico que inhibe la creación de placa y ayuda a prevenir la inflamación de las encía..
  • Recuerda llevar contigo un cepillo para las comidas que hagas fuera de casa.
 
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies