A veces, la erupción de un diente se adelanta o se retrasa más de la cuenta. Otras veces, erupciona el diente definitivo sin que aún se haya caído el de leche. En algunos casos, determinados dientes permanentes no salen nunca, bien porque no se han desarrollado, bien porque están mal colocados en el hueso, sin posibilidad de erupcionar.

La mayoría de las veces, el problema, tomado a tiempo, tiene muy fácil solución.

Sólo el desntista sabrá decir cuál es la mejor solución en cada caso.
Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información
Configuración cookies