Sí, promueve los patrones correctos de oclusión, deglución y respiración.

El movimiento que el niño efectúa con la mandíbula y la lengua predomina sobre los otros huesos y músculos, favoreciendo y disminuyendo al 50% la maloclusión. La acción de la lengua también influye en la forma del paladar, haciendo que sea más redondo y plano. Al succionar el seno, se establece el patrón adecuado de respiración nasal. La lactancia materna es el mejor alimento al recién nacido y favorece el buen desarrollo de los maxilares.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración