Lo recomendable es entre los 5 y 6 años, a más tardar a los 7, ya que un ortodoncista nos ayudará a detectar problemas de mordida, maxilares, mandibulares… Hacer un seguimiento temprano nos ayuda a prevenir e identificar un problema que necesite ser seguido durante el crecimiento y desarrollo del menor.

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información