Es recomendable que después de una endodoncia no se coman alimentos difíciles de masticar, por lo menos durante una semana. Transcurrido ese tiempo se puede tratar el diente con endodoncia como los demás, manteniendo los cuidados e higiene habituales.

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información