No, huye del bicarbonato. Es muy abrasivo y, por tanto, lesiona el esmalte dental. A mis pacientes siempre les digo que el efecto del bicarbonato es el mismo que produciría una bayeta con arena o azúcar si la utilizáramos para limpiar un cristal: posiblemente al principio lo puliésemos pero finalmente lo dañaríamos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración