• Asistir al odontopediatra solicitando orientación el primer año de vida, de modo que el especialista pueda observar y evaluar el riesgo de caries del niño.

• Realizar una higiene bucal desde la erupción del primer diente, mediante el uso de una gasa humedecida en agua, cepillo específico para esta etapa, dos veces al día y, sobre todo, después de las tomas nocturnas. 

• Evitar hábitos que favorezcan la transmisión bacteriana precoz (compartir la cuchara, limpiar el chupete con la saliva de los padres al niño, etc.).

• No ofrecer azúcares antes de los 2 años de edad y reducir al máximo los carbohidratos fermentables en la alimentación complementaria (galletas, zumos, etc.).


 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y razones técnicas, para mejorar tu experiencia de navegación, para almacenar tus preferencias y, opcionalmente, para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Hemos incluido algunas opciones de configuración que te permiten decirnos exactamente las cookies que prefieres y las que no. Pulsa ACEPTAR para consentir todas las cookies. Pulsa CONFIGURACIÓN para decidir las opciones que prefieres. Para obtener más información sobre nuestras cookies accede a nuestra Política de cookies aquí: Más información
Configuración