No, huye del bicarbonato. Es muy abrasivo y, por tanto, lesiona el esmalte dental. A mis pacientes siempre les digo que el efecto del bicarbonato es el mismo que produciría una bayeta con arena o azúcar si la utilizáramos para limpiar un cristal: posiblemente al principio lo puliésemos pero finalmente lo dañaríamos.

Utilizamos cookies para ayudar a proporcionarle la mejor experiencia posible en la web. Al utilizar este sitio, usted acepta el uso de cookies. Más información